Luces brillantes: el papel principal de las ciudades en un futuro resistente al clima

A medida que las ciudades ocuparan un lugar central en el Décimo Foro Urbano Mundial en Abu Dhabi, debemos reconocer los desafíos que enfrentan pero también aprovechar las oportunidades, incluyendo la conectividad de ciudades sostenibles con la acción global contra el cambio climático, tal vez nuestro mayor desafío.

Por Laura Hammett, Especialista en Adaptación al Cambio Climático y Resiliencia Urbana del PNUD, Tw: @lmhammett

¿Sabías qué en 1800, menos del 10 por ciento de las personas vivían en áreas urbanas? Avanza el tiempo al día de hoy y la mitad de la población mundial llama hogar a las ciudades, y la proporción está en aumento. Sin duda estamos viviendo en un mundo urbano.
 
En cierta forma, esta era de transición urbana tiene el potencial de transformar países y economías para mejorar. Las ciudades son dinámicos centros de innovación, educación, comercio e industria. De hecho, representan más del 80 por ciento del PIB mundial actual.
 
A lo largo de las regiones, sin embargo, las tendencias de urbanización también se dan en el contexto de una penetrante inequidad y pobreza, brechas en la infraestructura y los servicios, masiva migración humana, y la amenaza existencial del cambio climático que literalmente deja a millones de personas bajo el agua y presiona las economías y sociedades a un punto de inflexión.
 
Mientras tanto, las ciudades producen más del 70 por ciento de las emisiones globales de carbono.
 

Los retos

Con sus poblaciones crecientes, perfiles rebasados ante los riesgos de desastre y la huella ambiental, las ciudades son vulnerables al impacto del cambio climático.
 
Sin embargo, son también son esenciales para la solución global: sin duda, la construcción eficiente, ciudades con bajas emisiones de carbono son esenciales para un futuro sostenible.
 
Algunas ciudades ya encabezan el cambio.
 
Aún persisten desafíos obstinados para ampliar la acción urbana y conectar las ciudades con las políticas y finanzas nacionales y mundiales. 
 
Primero, los gobiernos municipales enfrentan prioridades que compiten entre sí. A menudo carecen de un enfoque a largo plazo o de los recursos necesarios para invertir en medidas de resiliencia, manejo eficaz de residuos o transporte e infraestructura de bajo consumo de carbono y energéticamente eficientes. 
 
Segundo; muchos planes, políticas y presupuestos a nivel local no tienen en cuenta las emisiones de carbono o los riesgos relacionados con el clima. Además, no están bien integrados con las prioridades nacionales tales como Planes Nacionales De Adaptación o las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional. 
 
Tercero; a pesar de las innovaciones ya emprendidas, establecer sistemas que monitoreen las emisiones de carbono, o muestren el riesgo a escala de manzana, tiene un costo que muchas ciudades no pueden pagar. Estos datos persistentes y las brechas de capacidad significan que las ciudades están luchando para demostrar la necesidad, priorizar la acción y acceder a las finanzas globales catalizadoras que necesitan transformar.
 
Finalmente, hay retos en torno al financiamiento. Por un lado, en muchos países, el gobierno nacional controla el desembolso de las finanzas municipales, lo que significa que las ciudades tienen un control limitado sobre los gastos. Por otro lado, a medida que la comunidad mundial de financiamiento climático está más vinculada con los gobiernos nacionales, las ciudades a menudo tienen vías limitadas para acceder a financiamiento a gran escala.
 

En Georgia, donde las ciudades como Tbilisi enfrentan riesgos de inundaciones y otras amenazas relacionadas al cambio climático, PNUD trabaja con apoyo de Green Climate Fund para incrementar la disponibilidad de información sobre vulnerabilidad y riesgo y para mejorar el uso de esta información en la planeación y toma de decisiones. Foto: Tbilisi © Stephen Downes (Flickr Creative Commons) 

Las oportunidades

Estos son de hecho retos significativos. Pero también inmensas oportunidades.
 
Aquí hay cuatro tendencias alentadoras:
 
Cada vez más ciudades dirigen el timón en cuanto a la adaptación y mitigación del cambio climático
 
Crucialmente, cada vez más gobiernos nacionales involucran a las ciudades en los procesos de planeación y creación de políticas, incluyendo Planes Nacionales de Adaptación y Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional bajo el Acuerdo de París.
 
Países como Bután, Bosnia y Herzegovina, y Uruguay – un país donde más del 90% de la población habita en ciudades – ya están dando prioridad a centros urbanos en sus planes de adaptación. Esto está ayudando a los gobiernos locales a planear, y financiar, medidas críticas de adaptación, mientras que también informan sobre las prioridades nacionales de adaptación.
 
Los gobiernos reconocen cada vez más – y buscan aumentar – la innovación de las ciudades para la reducción de emisiones y adaptarse a los impactos del cambio climático
 
Vemos esta tendencia prometedora en todas las regiones. Un par de ejemplos recientes sirven como inspiración: en Serbia el pasado octubre, el gobierno mostró los esfuerzos de la ciudad para construir comunidades resilientes y bajas en emisión de carbono como parte de un programa nacional enfocado en el desarrollo urbano climáticamente inteligente. 
 
Mientras tanto, países como Malasia buscan el liderazgo de las ciudades y aspiran a integrar la política climática urbana con los programas nacionales, facilitando la acción climática coordinada local y nacional.  
 

Al mismo tiempo que hay áreas con elevado riesgo ante el cambio climático y las emisiones de carbono, las ciudades con frecuencia están a la vanguardia de la innovación. Quito, Ecuador, es ampliamente reconocido por su pensamiento anticipado y su participación en la Estrategia Contra el Cambio Climático. Foto: Quito © Kate Tann (Flickr Creative Commons) 

 

Las redes globales están interviniendo y facilitando el intercambio de conocimientos a través de las fronteras y mejorando el acceso a las herramientas para llevarlas a casa
 
Varias plataformas han crecido en años recientes para facilitar el intercambio entre ciudades que enfrentan retos similares.
 
Los ejemplos que podemos ver para incluir el Pacto Mundial de Alcaldes para el Cambio Climático y la Energía y el Grupo de Liderazgo Climático de Ciudades C40, los cuales están apoyando a líderes de las ciudades a construir sus habilidades y evaluar opciones para la acción climática.
 
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo City2City Network está ayudando a conectar as ciudades con innovaciones y herramientas de aprendizaje que utilizan un enfoque de sistemas para la planificación, integrando así los esfuerzos para aumentar la resiliencia, la sostenibilidad y la inclusión.
 

Desde 2008, con el apoyo del PNUD y de los asociados, se han protegido activos de infraestructura resistentes al clima por valor de 220 millones de dólares; más de 50 planes de reducción del riesgo de desastres desarrollados; y enfoques basados en ecosistemas establecidos para proteger las ciudades costeras. Foto: Con el apoyo del Fondo Verde para el Clima y el PNUD, Samoa es una infraestructura a prueba de clima a lo largo de la cuenca del río Vaisigano en la capital, Apia. © PNUD
Los fondos multilaterales y las entidades privadas están aumentando el apoyo a la acción climática en las zonas urbanas
 
Si bien históricamente la mayor parte del financiamiento climático internacional no se ha dedicado a soluciones a escala de ciudad, la situación está cambiando, como se refleja en el lanzamiento del Programa de Impacto de Ciudades Sostenibles del Fondo para el Medio Ambiente Mundial.
 
Las partes neutrales, incluyendo a las Naciones Unidas, están trabajando con las ciudades para desarrollar capacidades y para navegar en este mundo de financiamiento climático. 
 
Reconociendo la necesidad de mayor inversión privada, la Coalición de Inversión para la Resiliencia Climática anunció una sociedad con más de 30 organizaciones con un valor de activos de $5 mil millones de dólares en la Cumbre Global de Acción Climática 2019. Dirigida por el sector financiero, esta Coalición busca integrar los riesgos climáticos en la toma de decisiones para la inversión privada, impulsando un cambio hacia una economía climáticamente resiliente.
 

Agencias de la ONU y otros socios están trabajando con las ciudades y poblaciones urbanas más vulnerables para asegurarse de que nadie se quede atrás. El año pasado vimos un número importante de acciones de avance, incluyendo una estrategia de todo el sistema de la ONU para el desarrollo urbano sostenible y la Iniciativa para la Construcción de Resiliencia Climática en Áreas Urbanas Pobres, lanzada en la Cumbre de la ONU sobre el clima. Foto: Niños en Kallyanpur, uno de los barrios marginales en Daca, Bangladesh © Foto ONU/Kibae Park

Acelerando la acción

Al unificar una amplia variedad de partes interesadas – incluyendo organizaciones internacionales, donantes, gobiernos locales, sector privado y sociedad civil – el Foro Mundial Urbano establece el escenario para discutir los retos, pero también para abordar soluciones. Es un evento crítico en lo que la Comisión Mundial para la Adaptación ha declarado un “Año de Acción” para un futuro resilente al cambio climático.
 
Hay algunas tendencias alentadoras. Aprovechemos ahora las oportunidades, no tenemos tiempo para desperdiciar.
 
Última actualización: Febrero 11 de 2020
 
Last Updated: 24 Feb 2020